Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Un limpiador para cada tipo de piel (y estilo de vida)

Por Posted on 5 Sin etiquetas 0

limpieza facial

La limpieza es el primer paso para tener una piel sana y cuidada. 

Limpiar nuestro rostro por las mañanas es fundamental para eliminar las impurezas que la piel expulsa en su proceso de regeneración y, por las noche, hay que desmaquillarse porque el no hacer tiene consecuencias nefastas para la dermis.

Eso, más o menos, lo sabemos todas pero a veces nos perdemos a la hora de escoger el producto que mejor encaje con nosotras y, sobre todo, con nuestro tipo de piel.

Puede que algunas de vosotras ya lo tengáis muy claro pero, para las indecisas, aquí tenéis las diferentes opciones para limpiar el rostro con sus ventajas y sus  inconvenientes.

1. Un jabón limpiador pH neutro es la mejor opción para las que nos encante sentir el agua en nuestra piel por las mañanas para terminar de despertarnos.


limpieza facial, jabón ph neutro




Está indicado para todo tipo de piel pero si tenéis la piel seca o sensible hay que tener especial cuidado con los ingredientes que contienen para evitar que el problema se agrave.


2. El agua micelar es uno de mis favoritos y, de hecho, suelo usarla a diario .

Para aplicarlo hay que mojar el algodón y pasarlo suavemente por el rostro para eliminar las impurezas y el maquillaje.


limpieza facial, agua micelar


Lo mejor del agua micelar es que desmaquilla y limpia a la vez por lo que es muy completo y lo malo es que se le resiste un poco el maquillaje waterproof.


3. Y, en este caso, entra el juego el desmaquillante bifásico que elimina el maquillaje waterproof de labios y ojos.

4. Otra opción es la leche limpiadora. Ésta la prefiero cuando el maquillaje es más elaborado.

Además es un producto ideal para pieles secas porque, aparte de limpiar, hidrata.

La única pega es que en pieles mixtas/grasas puede aportar algo de grasa. Por ello, es fundamental que aclaremos bien el rostro.

5. Tónico. Más que un limpiador el tónico es un complemento.

Mientras que el limpiador baja el pH de la piel, el tónico le devuelve su acidez favoreciendo así que la crema de tratamiento penetre y actúe mejor.

Además, aporta frescos a la piel.

Eso sí, hay que tener cuidado con lo que contengan alcohol ya uqe pueden producir tirantez y sequedad en el rostro.

Los productos se pueden usar sólos o combinarlos entre sí.

Por ejemplo, cuando me maquillo un poco más de la cuenta en ocasiones especiales, yo lo que suelo hacer es usar primero un jabón limpiador o una leche limpiadora y, después, aplico el agua micelar.


6. El aceite es otro de los limpiadores y desmaquillantes que están en auge.

A mí al principio no me convencía demasiado porque temía que me diera más grasa pero, después de probar alguno, debo admitir que son una excelente opción para eliminar de manera eficaz el maquillaje, sobre todo, el waterproof.

Eso sí, prefiero no abusar y sigo prefiriendo otro tipo de limpiadores a éste.

7. Aunque las toallitas desmaquillantes no son la mejor opción, ¿quién no ha recurrido a ellas en algún momento?

Son muy prácticas a la hora de viajar y muy cómodas, por ejemplo, si llegamos tarde por la noche y no nos apetece ponernos a mojar algodones en agua micelar o leche limpiadora.

Aunque no limpien en profundidad, mejor eso que dormir maquillada.

8. Y, para terminar, la última tendencia que está triunfando es el producto 2 en 1 o 3 en 1.

Limpiadores muy completos que combinan varias acciones en un mismo productos (por ejemplo, exfoliación, limpieza y mascarilla).

Son una excelente opción en caso de que no dispongamos de demasiado tiempo aunque, si queréis una limpieza más profunda, es mejor que utilizéis los productos por separado como toda la vida.



¿Cuál de ello soléis usar?

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.